¿Por qué permanecen unidos los cristales de una luna rota?

91 710 04 15
¿Por qué permanecen unidos los cristales de una luna rota?

Muchos de vosotros acudís a nuestro taller de reparación de lunas en Madrid centro para la reparación de vuestra luna preguntándonos por qué los cristales no han salido disparados en el momento de la colisión.

El equipo de Glass Drive Villaverde considera que ha llegado el momento de satisfacer vuestra curiosidad explicando las razones en este post.

Cuando el cristal recibe un impacto de un objeto a gran velocidad observamos que se desquebraja en esa especie de estructura de pequeños cristales, parecida a la gravilla, en lugar de romperse en mil pedazos.

Esto ocurre porque el parabrisas del automóvil está compuesto de tres láminas; por esta razón recibe el término de laminado. De estas tres láminas, las dos exteriores son de vidrio y la interior normalmente está fabricada con polivinil butiral (PVB), un plástico elástico que puede deformarse sin romperse.

Cuando se produce el impacto, los trozos de vidrio, ahora fragmentados, permanecen pegados a la lámina central de plástico. La estructura de la luna es fuerte, ya que está fabricada por medio de un proceso que combina tensiones y compresiones opuestas que quedan atrapadas en el interior. Cuando el vidrio se agrieta, la energía que quedó atrapada se libera, actuando por toda la superficie.  Este mecanismo consigue que no entren trozos de vidrio al interior del coche, lo que mejora tu seguridad dentro del vehículo.

Ahora que ya sabes la explicación de la estabilidad de tu luna rota, no dejes pasar más tiempo y acude al taller de reparación de lunas en Madrid centro para poner solución. La tendrás como nueva en menos de una hora.

haz clic para copiar mailmail copiado